Recompensa

La mejor recompensa, cuando una mujer mayor, sola y enferma, te devuelve una sonrisa y te da las gracias apretándote las manos. Sus ojos son una manifestación de un corazón roto que por un rato ha sentido acompañamiento y amor.

Gracias, gracias, gracias

Contacto

Agenda