¿Sabes qué me gustaría?

La anécdota que más me ha marcado en mi periplo como voluntario en la Fundación Cajasol tuvo lugar hace unos años cuando colaboraba como profesor de apoyo a chavales con algún problema social del Colegio de La Milagrosa. Uno de ellos tras ver los mejores resultados que estaba consiguiendo en su curso y recordando las palizas que recibía de su padre me dijo: “Pablo, ¿sabes qué me gustaría? ¡QUE FUERAS MI PADRE!

Contacto

Agenda