FINALIZA OTRO CURSO DE COCINA EN COMEENCASA

Con un bizcocho clásico de merienda, hecho por la repostera de la Asociación, Rocío Berdús, cerró la Asociación Comeencasa un taller más de cocina, en las instalaciones del Centro Social María Inmaculada, en Sevilla.

En esta ocasión han sido diez los alumnos que han llegado hasta el final, pudiendo recoger su diploma acreditativo de la formación. Hay que subrayar también que dos o tres de estos jóvenes extranjeros no han podido completar las clases por haber encontrado trabajo y ser incompatible en horarios.

Los alumnos –como ya contamos al principio del curso- en esta ocasión procedían exclusivamente de Latinoamérica (Venezuela, Colombia, Nicaragua, El Salvador, Perú, Bolivia y Honduras), y según indican los voluntarios de Comeencasa han sido uno de los mejores grupos por educación, interés y formalidad.

Como complemento, la última clase estuvo dedicada a un acercamiento al trabajo de la cocina profesional, a modo de introducción sobre las habilidades en el trabajo de la hostelería; todo ello, pensando en la posibilidad de que estos jóvenes puedan trabajar como ayudantes en establecimientos hosteleros. Por ello, su formación se completará con la obtención del carnet de manipulador de alimentos que recibirán a finales de este mes de manos de una empresa homologada.

Ha sido un nuevo taller de cocina, con más de diez horas elaborando y degustando recetas básicas, consejos sobre preparación de menús saludables, información sobre productos, y demostraciones en directo sobre técnicas culinarias; todo ello, con el objetivo de que aprendan a manejarse en las cocinas domésticas españolas, pero también a ayudar en los posibles fogones de la hostelería.

Los miembros de la Asociación Comeencasa llevan casi siete años como voluntarios impartiendo formación en cocina sana. En este tiempo han enseñado a personas –muchas de ellas sin papeles, otras con el estatuto de refugiados-, que buscan una vida mejor en nuestro país. Gente joven con ilusiones que dejan una vida familiar a miles de kilómetros, pero que tienen seriedad, entusiasmo y motivación.

La Asociación tiene claro que la cocina y la gastronomía son y seguirán siendo una fuente importante de empleo en nuestro país. Y su principal objetivo es facilitarles su inserción laboral, aunque sea con unos medios tan modestos como los de Comeencasa, formada por cinco voluntarias.

Pero Comeencasa también quiere acercar la cocina doméstica a los jóvenes estudiantes, con objeto de que sepan alimentarse bien, conozcan los alimentos, calidades y orígenes, y aprendan a comprar con fundamentos de salud.
En poco más de un mes, tienen previsto comenzar un nuevo taller. Ya nos contarás sus impresiones.

Contacto

Agenda