• Inicio
  • Noticias
  • El programa “Final de Vida y Soledad” retoma su actividad de forma virtual en la residencia del “Pozo Santo” en Sevilla.

El programa “Final de Vida y Soledad” retoma su actividad de forma virtual en la residencia del “Pozo Santo” en Sevilla.

El pasado mes de marzo, motivado por la pandemia del COVID-19, las actividades de voluntariado que llevaban a cabo un grupo de voluntarias de la Fundación Cajasol en la residencia del Pozo Santo de Sevilla se vieron interrumpidas. Su labor fundamentalmente era acompañamiento a mujeres residentes y aliviar la soledad de algunas de ellas.

El miércoles, 4 de noviembre, se retomaron, aunque no de forma presencial, pues las circunstancias no lo permiten; sino de modo telemático. Las nuevas tecnologías han dado soporte a que esta reunión tuviera lugar. Con portátiles y la plataforma Zoom se ha podido llevar a cabo este reencuentro al que no le ha faltado de una gran emotividad, tanto para los usuarios de la residencia que han participado en él, como para la voluntaria, Carmen Galván, que se ofreció a participar en esta experiencia piloto. Totalmente novedosa en la residencia; aunque no para las voluntarias de este grupo que ya han utilizado este medio para formarse en esta tarea.

Nos cuenta Carmen:

En general la experiencia ha resultado muy positiva, tanto que se ha alargado casi dos horas, desde las 11 de la mañana hasta casi la 1 de la tarde y estaba programada para una media hora.

Han participado 8 mayores que se han alegrado mucho de tener contacto conmigo; aunque fuera a través de una pantalla. Están bastante tristes, pues no tienen contacto con el exterior. Las que tenían visitas de sus familiares ya no pueden verlos y, aunque hablan por teléfono, no es lo mismo.

Nos hemos puesto al día y hemos recordado las visitas anteriores de las voluntarias. Ha fallecido otra anciana; pero no ha sido por Covid-19. La residencia de momento está libre del virus.

Cuesta un poco organizarse porque todas querían hablar a la vez y se acercaban tanto al portátil que solo tres o cuatro de ellas podían ver la pantalla y hablar. Tendremos que organizarnos mejor en las próximas sesiones.

Ya están deseando que llegue el próximo miércoles”

 Las dificultades que presenta la actividad voluntaria para atender al colectivo de personas mayores a partir de la aparición de la pandemia, hacen que se busquen nuevas formas de hacerse presente, de escuchar y acompañar a todos aquellos que tienen la necesidad de sentir un vínculo cercano en una etapa crucial de sus vidas. La irrupción de los medios telemáticos en la actual situación, ha significado para muchos una alternativa a la presencia real. Es evidente que no lo suple completamente, pero qué duda cabe que puede una alternativa válida para aliviar el sufrimiento de algunas personas.

El programa Final de Vida y Soledad, financiado por la Fundación La Caixa y que en Sevilla se desarrolla a través del Centro de Humanización de la Salud de los Religiosos Camilos, ha retomado por fin su actividad de acompañamiento en la Residencia del Santísimo Cristo de los Dolores, vulgo “Pozo Santo”. Este programa, que tiene como objetivo paliar el sufrimiento de las personas que viven el final de sus vidas en soledad no deseada, viene desarrollando su actividad en la citada residencia, a través de un grupo de voluntarios pertenecientes a la Fundación Cajasol.

 

Contacto

Agenda