VUELVE LA NORMALIDAD A LOS COMEDORES SOCIALES

Las mejores condiciones sanitaria han permitido que los Comedores Sociales reabran sus puertas, tras más de un año sin poder ofrecer sus servicios de comida presencial en sus instalaciones a las personas más vulnerables, a las que les falta lo más básico: comida y vestido y muchos de ellas hasta un techo.

Aunque muchas de las instituciones que dirigen estos comedores no han dejado de ofrecer sus servicios ininterrumpidamente durante toda la pandemia. Se tuvieron que adaptar a las exigencias que imponían las restricciones, a través del reparto de paquetes de menús en envases para garantizar la seguridad de los usuarios.

Los usuarios habituales volvieron tras la reapertura y ahora también encuentran rostros nuevos. También se ayuda a familias con hijos, a las que se da alimentos o se las ayuda a pagar recibos. La Obra Social no queda solo en las comidas. Se contribuye con todo lo que se puede, unos meses más y otros menos en función de las reservas.

No hay que olvidar la situación de estas personas que se ha visto agravada por la pandemia y ha hecho que el aislamiento que ya sufrían socialmente se haya agravado. Muchas de ellas no tienen un techo bajo el que estar y menos tener un lugar donde sentirse personas, una mesa, una silla, un plato de comida caliente y un poco de conversación.

Se necesita compartir Humanidad con los más desfavorecidos. Colaboremos con los Comedores Sociales.

 

Contacto

Agenda