Voluntario Juan Martín

 En los tiempos que nos han tocado vivir, con una crisis económica de las que marcan época, debido al COVID, es más necesario que nunca el trabajo que realizamos los voluntarios y voluntarias.

 Al bichito hay que tenerle respeto; pero nunca miedo, y os animo a seguir trabajando como hasta ahora lo venimos realizando. Mi experiencia en este año así me lo ha demostrado.

 A continuación, os comento:

Durante la primera fase del COVID, estuve colaboran con la campaña “Respondemos contra la SOLEDAD”. Proyecto de acompañamiento telefónico a personas mayores que viven solas, que organizaron:  Cruz Roja “ESTOY CONTIGO”, CARITAS DIOCESANA y el Club ROTARY. 

Cuando terminó el confinamiento también terminó la campaña; aunque yo seguía llamándolos de vez en cuando. Al empezar esta tercera ola de la epidemia, ellos se han puesto en contacto conmigo de nuevo y hemos empezado a retomar las llamadas telefónicas.

La soledad es muy mala, especialmente cuando es obligada.

Otra cosa tan mala como la anterior es no tener nada que llevarte a la boca. Peor, no tener nada que llevar a la boca de tus hijos. Es la primera necesidad de los seres humanos, comer.

Para remediarlo participé en recogidas de alimentos en grandes superficies de Jerez, organizadas por la Asociación San Vicente de Paul, de las Hijas de la Caridad, y el Club Rotary de Costa de la Luz. Todo lo recogido se repartió en la Sierra de San Cristóbal, una gran bolsa de pobreza situado entre Jerez y El Puerto de Santa María.

Dejad que las crisis saquen lo mejor de nosotros. 

Juan Martín Pruaño  

 

Contacto

Agenda